MOTOS DE MADERA

MOTO DEMADERA

Una mini moto es uno de los mejores regalos que un padre puede hacer a su hijo o hija, pero sería un tanto temerario regalársela a una edad demasiado temprana. Sin embargo, hay una alternativa para que los mas pequeños puedan iniciarse en el mundo de as dos ruedas. Hablamos, por supuesto, de las motos de madera.

Las motos de madera, son un juguete increíblemente divertido para un niño, ya que emulan a los mayores que admiran mientras dan vueltas por la casa, el jardín, el parque o por la calle montados en su súper moto.


Producto disponible en Amazon.es


¿Por qué de madera?

Porque la madera es un material resistente, algo imprescindible para un juguete para los niños ya que es probable que tengan algún que otro choque. La madera no se rompe, y tampoco se deforma. No se calienta en exceso por el calor de sol, y no es cortante. Es un material bastante barato, y no es muy pesado, por lo que es cómodo de transportar y guardar.

Una de estas motos de madera puede ser el mejor juguete que un niño tenga en su infancia, ya que muchos niños no suelen despegarse de ellos al ser muy divertidos, además de cómodos para andar. Son desde luego perfectos para niños de cualquier edad, tamaño o sexo, y pueden encenderla pasión por el motociclismo incluso, prueba de lo divertidas que son.

¿Por qué una moto?

¿Por qué no un corre pasillos o un cochecito? Porque las motos son más divertidas, más agresivas (estéticamente hablando claro está), algo que a los niños les gusta mucho, y porque ayudan a los niños a aprender y acostumbrarse a andar de pie. En los otros juguetes el niño suele ir sentado en una silla, mientras que en la moto gozará del apoyo de un asiento, pero aun así deberá mantenerse de pie, con los pies estirados.